Manual para al atencion psicológica

II.EL PAPEL DEL PSICÓLOGO EN LA ELA
Dado que las facultades mentales, en la mayoría de las personas, permanecen intactas en esta enfermedad, los recursos psíquicos, bien utilizados, ayudarán en gran medida a enfrentarse a la misma en la interacción mente/cuerpo. Para conseguirlo es importante contar con el asesoramiento profesional del psicólogo, que forma parte del equipo clínico. Su función es ofrecer apoyo psicológico, tanto al paciente como a su familia para evitar, en la medida de lo posible, que se tire la toalla y que, por tanto, puedan vivir con el mejor bienestar y calidad de vida en presencia de la enfermedad.
Su actuación debe ir dirigida a la necesidad de cada persona, bien a través de grupos de apoyo o a nivel individual, ayudando a crear mecanismos de adaptación que permitan:

 

  • Afrontar los rápidos cambios que se producen en esta afección. Entender y respetar los sentimientos que van apareciendo.
  • Generar actitudes positivas que promuevan comunicación emocional, esperanza y deseos por vivir, y por tanto, capacidad para enfrentarse con toda la fuerza de la mente a la enfermedad.
  • Desarrollar una actitud positiva ante la necesaria rehabilitación física y frente al posible uso de ayudas técnicas.
  • Por ello es recomendable que todo el grupo familiar reciba este apoyo y se involucre cuando la enfermedad hace su aparición en uno de sus miembros. Aunque, hay que entender que la ayuda psicológica se hace imprescindible si en cualquiera de los integrantes de la familia se detecta alguno de estos aspectos:
  • Cuando el aislamiento aumenta y se dificulta la comunicación.
  • Cuando aparecen graves trastornos emocionales que producen más dolor y malestar que la propia enfermedad.
  • Si la enfermedad moviliza y “destapa” problemas de relación anteriores a la aparición de la misma. (índice)

 

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8